ExoMars 2016
Illustration Proton flight

Una nueva misión a Marte llamada ExoMars 2016 partirá esta noche hacia el Planeta Rojo, en un viaje que durará siete meses y que llevará un módulo de descenso a la superficie marciana.

El equipo de ExoMars, principalmente formado por europeos, lanzará la nave espacial sobre un cohete ruso Proton-M desde el cosmódromo Baikonur de Kazajstán a las 5:31 am EDT (0931 GMT; 8:30pm AEST; 3:31 pm hora local de Kajastán) del 14 de marzo. El lanzamiento podrá ser seguido en vivo al final de este artículo y la cobertura arrancará aproximadamente una hora antes.

La misión, coordinada por la Agencia Espacial Europea, planea enviar dos naves diferentes a Marte: el orbitador TGO (Trace Gas Orbiter) y el módulo de descenso Schiaparelli.

TGO flotará alrededor de la atmósfera marciana durante los próximos cinco años, recopilando información sobre la composición de los gases que hay allí. Al estudiar la atmósfera de Marte con tanto detalle, los científicos podrán comprender mejor el planeta e incluso podrían hallarse mejores pruebas sobre si hay o no hay vida por encima o bajo su superficie.

“Esencialmente, nuestra nave espacial es como una nariz gigantesca en el cielo”, declaró el científico Jorge Vago del proyecto ExoMars. “Vamos a usarla para oler la presencia de metano en Marte y determinar si está siendo generado a través de procesos biológicos”.

El metano es normalmente destruido por la radiación ultravioleta a unos cientos de años de sr liberado a la atmósfera, por lo que si el TGO lo detecta y confirma que fue producido biológicamente, sugeriría que la vida existe ahora en el planeta rojo, o existió hace poco.

Conviene señalar que el rover Curiosity de la NASA no detectó signos de metano en la atmósfera marciana en el 2012, y cuando una pequeña cantidad fue detectada durante un análisis del 2014, los científicos no pudieron determinar si fue producido de formas biológicas.

“En la Tierra, gran parte del metano es generado biológicamente, pero también puede ser generado por procesos químicos bajo la superficie”, explica McKie. “Para diferenciar entre estos dos procesos, el detector de gas del ExoMars no sólo analizará los niveles de metano en más detalle sino que también estudiará otros gases que ofrecerán información sobre su posible fuente”.

El TGO también mapeará las posibles concentraciones de hidrógeno subterráneo, que podrían apuntar a lugares con agua helada justo debajo de la superficie.

Por otro lado, el módulo Schiaparelli está previsto para aterrizar en la superficie del planeta el 19 de octubre, y actuará como un dispositivo de prueba para un rover todavía más sofisticado que será lanzado en algún momento del 2018 en busca de vida marciana, siempre y cuando lo permita el presupuesto.

Esta será la segunda misión de Europa que pretende lanzar una nave espacial a Marte, y la primera en más de una década. La primera misión envió al planeta rojo al orbitador Mars Express y al módulo de descenso Beagle 2 en junio del 2003, y aunque Mars Express sigue funcionando en la órbita actualmente, el módulo Beagle 2 perdió contacto con los controladores de la misión, aunque aún hay señales de su presencia en la superficie marciana.

“Beagle 2 fue visto recientemente en unas imágenes capturadas por el Orbitador de Reconocimiento de Marte de la NASA, lo que sugiere que aterrizó suavemente pero no desplegó todos los paneles solares, como estaba planeado”, dijo Mike Wall a Space.com.

Podrás seguir en vivo el lanzamiento de ExoMars 2016 en el siguiente stream:

ExoMars 2016: Una nueva misión a Marte será lanzada hoy desde Kazajstán
Califica este artículo