El OnePlus 3 es (o mejor dicho, debería ser) uno de los smartphones más buscados del momento, aparte del nuevo iPhone 7. Finalmente hemos podido probarlo y a continuación te dejamos con nuestro análisis completo.

La empresa OnePlus apareció de la nada y consiguió provocar un gran impacto en poco tiempo. El primer OnePlus fue recomendado como un asesino de buques insignias al traer unas especificaciones de alta gama y un precio muy bajo comparado con los productos de otras compañías con más historia en este mercado.

Aun así, las empresas chinas tienen la costumbre de atacar a los mayores competidores con dispositivos baratos pero dotados de las últimas tecnologías. Lo más importante en la trayectoria y el éxito de OnePlus fue su estrategia de marketing. Promovieron sus nuevos teléfonos de forma agresiva en las redes sociales y también implementaron un mecanismo de adquisición basado en las invitaciones de compra (lo que ofreció al smartphone un aire exclusivista).

Por fortuna para ellos (pero también para los usuarios), OnePlus cumplió con lo que dijo – fue un smartphone de alta gama, súper optimizado y con un precio reducido. Por otro lado, el OnePlus 2 tuvo algunos problemas después de su lanzamiento, incluso con el sistema de ventas mencionado más arriba, pero siguió siendo un gran terminal. Ahora, el OnePlus 3 llegó con mejoras considerables en casi todos los aspectos y compite codo a codo con el Samsung Galaxy S7 Edge, el iPhone 7, el Huawei P9 Plus o el Xiaomi Mi5.

Análisis OnePlus 3 – Introducción

El OnePlus 3 es, por encima de todo, un smartphone de alta gama. Está fabricado en torno a una pantalla AMOLED Full HD de 5,5 pulgadas (considerablemente mejor que la pantalla del modelo previo) y a un cuerpo metálico unibody.

Su procesador es el Snapdragon 820 y trae 6 GB de memoria RAM, mucho más que otros móviles de alta gama lanzados este año por las mayores compañías. En cuanto al espacio de almacenamiento, el OnePlus 3 integra 64GB, pero no ofrece la posibilidad de expandirla a través de una microSD.

Por otro lado, la cámara trasera es de 16 megapíxeles, mientras que la cámara frontal es de 8 megapíxeles. Su batería es de 3.000 mAh y se recarga a través de un cable USB-C. Asimismo, en la parte inferior de la pantalla se encuentra un botón capacitivo “Home” que incorpora un lector de huellas dactilares.

Aparte de la pantalla, que trae una resolución casi QHD en muchos dispositivos de este año, todas las especificaciones del OnePlus 3 están al nivel de un smartphone de alta gama. Al menos sobre el papel. Pero ¿cómo se comporta el OnePlus 3 en la vida real? Averigüémoslo.

OnePlus 3

Análisis OnePlus 3 – Puntos positivos

El rendimiento es uno de los puntos fuertes del OnePlus 3. Soy un gran fan de las pruebas benchmark pero prefiero abordar los análisis desde el punto de vista del usuario, no desde el punto de vista de la persona que busca cifras. Aun así, eché un vistazo sobre varias pruebas de rendimiento, y el OnePlus 3 fue superado sólo por el Samsung Galaxy S7 y (sorprendentemente) el Huawei P9.

Una de las razones por las que no me gustan las pruebas de rendimiento es la facilidad con la que pueden alejarse de la realidad. El Huawei P9 ya lo hemos probado y podemos decir con total seguridad que el OnePlus 3 ofrece un mayor rendimiento, aunque las pruebas digan lo contrario.

El OnePlus 3 es quizás uno de los smartphones más rápidos que he probado hasta la fecha. Se trata de un dispositivo que reacciona instantáneamente a cualquier comando, sin importar las actividades que tenga que realizar o su dificultad. Ya sea para el gaming, la navegación web o la interacción con aplicaciones, el OnePlus 3 funciona de maravilla, y el paso de una aplicación a otra se realiza de forma instantánea.

Su interfaz también está optimizada para que el teléfono tenga una mayor velocidad de reacción. No tiene animaciones complejas y tampoco retrasos “artísticos” a la hora de pasar de una pantalla a otra o de alternar entre múltiples aplicaciones.

La carga rápida es otro punto fuerte del OnePlus 3. El terminal está dotado de la tecnología Dash Charge, y esto significa que su batería alcanza una carga del 65% en sólo 30 minutos, sin importar si la pantalla está apagada o encendida. Es una gran tecnología y como dueño del Galaxy S7 Edge puedo confirmar que el OnePlus 3 se carga más rápido que el móvil de Samsung.

El diseño es agradable, aunque le falta originalidad. El móvil transmite una buena sensación en la mano, aunque nos recuerda un poco a la gama HTC One. Asimismo, el perfil para cambiar los perfiles de audio, inspirado en el iPhone, tiene una textura agradable al tacto.

El OnePlus 3 es un móvil mucho más elegante que su predecesor, aunque reconozco que me gustó la carcasa trasera texturizada. Aunque sea algo más resbaladizo, el OnePlus 3 tiene una buena simetría y un aspecto Premium.

El sensor de huellas dactilares no es una de las características que suelo probar demasiado cuando hago análisis para smartphones y de hecho es algo poco novedoso a estas alturas, teniendo en cuenta que incluso los smartphones más baratos lo traen. Sin embargo, me quedé impresionado por la velocidad y precisión del sensor instalado en el OnePlus 3. El smartphone se desbloquea instantáneamente al tocar suavemente el botón Home, sin tener que encender primero la pantalla, como ocurre con los móviles Galaxy S7 y S7 Edge.

La cámara foto, aunque no alcance el nivel de la que hay en el Galaxy S7, ofrece un rendimiento similar a la cámara del LG G5. Es muy rápida (tiene detección por fases, lo que ayuda con el enfoque) y funciona de maravilla en condiciones óptimas de iluminación, mientras que en los momentos de oscuridad saca fotos algo pixeladas y se observa el aumento de la sensibilidad ISO.

Aun así, la cámara del nuevo modelo es una gran mejora frente a la cámara del OnePlus 2, y su sencilla interfaz es otro punto a favor. Además, también hay un modo manual que puede ayudarte a conseguir mejores resultados, pero yo opino que quien saca fotos con el smartphone en general no quiere pararse a realizar demasiados ajustes antes de tomar las fotos.

El sensor con f/2.0 y píxeles de 1.14 micrones no es lo mejor del mercado, pero hace un buen trabajo, incluso mejor que las cámaras de los modelos de media-alta gama de otros fabricantes.

Por otro lado, la cámara frontal de 8 megapíxeles se desenvuelve muy bien en la vida real, puede que ligeramente mejor en condiciones de poca iluminación.

La interfaz limpia del OnePlus 3 representa una gran ventaja. Oxygen OS es una versión casi estándar de Android, lo que se traduce en una mayor optimización, gráficos limpios y un tiempo de respuesta casi instantáneo. Si no supieras lo que tienes en la mano, podrías tener la sensación que el OnePlus 3 es un dispositivo Nexus, y en un mercado saturado con smartphones tan variados en lo que respecta el sistema operativo y las interfaces de usuario, el OnePlus 3 es como una bocanada de aire fresco. Además, también trae una función que te permite encender la pantalla para ver las notificaciones pasando por la mano sobre la pantalla, al igual que en el Moto X.

Análisis OnePlus 3 – Puntos negativos

La autonomía no es uno de los puntos fuertes del OnePlus 3. Estoy acostumbrado a usar mi móvil de manera intensa. Esto significa tener siempre activa una conexión de datos o WiFi, hacer un uso constante de las aplicaciones de mensajería y de las redes sociales, además de ver vídeos y escuchar música a través de mis auriculares bluetooth. En estas condiciones, el OnePlus 3 tiene una autonomía de unas 10 horas, por lo que me vi obligado a recargarlo antes de irme a dormir.

Probablemente un usuario algo más light obtendría un día entero de autonomía, aunque son pocas las posibilidades de que alguien se compre una bestia como el OnePlus 3 sin querer aprovechar su máximo potencial.

La buena noticia es que la tecnología Dash Charge te dará varias horas de autonomías con unos pocos minutos de tener el móvil enchufado, pero igual tendrás que tener el cable USB C contigo para estas situaciones.

La grabación de vídeos es otro punto negativo del OnePlus 3. Si en el apartado de la cámara se desenvuelve considerablemente mejor que el modelo del año pasado, la estabilización óptica implementada por los chinos parece existir sólo sobre el papel, pero no en la vida real, al menos en el caso de los clips de vídeo. Las grabaciones salen temblorosas y no ofrecen una buena calidad, aunque existe la opción de grabar en resolución 4K.

La falta de ranura para tarjetas microSD es un inconveniente importante del OnePlus 3. Es cierto que para mí son suficientes los 64GB de espacio, pero la mayoría de los usuarios buscan expandir su memoria con tarjetas de cientos de GB para poder almacenar vídeos, juegos o música.

OnePlus 3

Análisis OnePlus 3 – Conclusión

A lo largo de esta review para el OnePlus 3 he mencionado varias veces smartphones como el HTC 10, el LG G5 o el Samsung Galaxy S7. Teniendo en cuenta lo bien que se las apañó el OnePlus 3 en las situaciones presentadas más arriba, quiero hacer otra comparativa, esta vez relacionada con el precio.

El OnePlus 3 es de lejos mucho más barato que los 3 móviles indicados más arriba, con un precio de sólo 400 euros en la web oficial del fabricante. A pesar de su precio, el OnePlus 3 no recibió la atención que realmente se merecía este año.

El móvil logra destacar a través de su rendimiento, pero también se abre hueco en la lista de mejores smartphones de este año con una experiencia más que aceptable desde todos los ámbitos.

OnePlus 3

OnePlus 3
9.1

Diseño

10/10

    Rendimiento

    10/10

      Cámara

      9/10

        Vídeo

        8/10

          Interfaz y apps

          10/10

            Ventajas

            • Diseño metálico unibody
            • Alto rendimiento
            • Pantalla AMOLED
            • Sensor de huellas dactilares
            • Carga rápida

            Inconvenientes

            • Sin ranura para microSD
            • La estabilización óptica no es muy eficaz