Aunque ahora mismo la gente está más acostumbrada a usar WhatsApp que sus correos, para asuntos profesionales el email sigue siendo muy común. Los correos corporativos a veces son muy importantes, y pueden contener información sensible de la empresa y datos que no se deben filtrar, es por eso que en esta ocasión te enseñaremos cómo enviar correos encriptados a través de Linux.

Cómo enviar correos encriptados en Linux con Thunderbird

Para poder mandar correos encriptados desde Linux lo primero que debes tener es un cliente de email, y el mejor y más rápido es Thunderbird, que puedes descargar desde el siguiente enlace.

Recuerda que también está disponible la aplicación IceDove, que es nada más que una versión de Thunderbird rebautizada por Debian.

Una vez que tengas instalado el cliente para correos debes abrirlo, agregar tu correo y luego ir al gestor de complementos o extensiones. Aquí debes buscar la extensión llamada Enigmail, que te permite encriptar los correos y agregarles una firma digital. Cuando instales el complemento debes reiniciar Thunderbird para que surta efecto.

Capturas de pantalla de la instalación de Enigmail en Thunderbird

Soporte para la encriptación GPG

Para que Enigmail funcione correctamente también necesitarás el soporte para encriptación GPG, pero eso no es un problema ya que todas las distribuciones de Linux lo traen por defecto. Una vez que configures todos los valores de Enigmail, puedes enviar correos encriptados.

Cuando escribes un correo, la encriptación GPG te dará dos claves, una es tu clave pública y una la clave privada, debes compartir la clave pública con quien quieres que lea el correo, luego el receptor necesitará agregar la clave a su baúl, dentro del mismo cliente de correo con la extensión Enigmail instalada.

Puedes usar cualquier otro cliente de correo para este mismo propósito, incluso usar los clientes nativos como Mail de MacOS, pero necesitarás de una extensión que soporte el cifrado GPG, ya que de lo contrario los correos continuarán encriptados y tu receptor no podrá leerlos, aunque tenga la clave pública que le has dado.

Quizá encriptar un correo electrónico te parezca una idea exagerada, pero si estás trabajando con datos sensibles, es mejor asegurarse de que nadie fuera de la empresa los está leyendo.

Puedes leer más información sobre el funcionamiento de GPG, así como tutoriales de uso, pinchando aquí.

Cómo enviar correos encriptados en Linux
Califica este artículo