Todo sobre la adicción a las redes sociales

Aunque el uso compulsivo de las redes sociales no es considerado como una adicción propiamente referida por las instituciones médicas, varios psicólogos y psiquiatras ven en ellas un potencial adictivo.

Varios expertos en la materia apuntan a las similitudes entre el uso excesivo de las redes sociales y el abuso de sustancias como el alcohol o el tabaco.

En un estudio realizado por la Universidad de Michigan, los investigadores incluso llegaron a la conclusión de que cuanto más utiliza una persona las redes sociales, más bajo es su nivel de satisfacción con la vida, sobre todo porque la autoestima baja considerablemente cuando comparamos nuestras vidas con las vidas de otros, pensando ingenuamente que los demás logran más que nosotros o que tienen vidas más perfectas.

Además, la felicidad de muchas personas ha empezado a depender de la cantidad de “Me gusta” o de los comentarios recibidos en las redes sociales y creen que son ignorados o rechazados por los demás cuando sus publicaciones no reciben suficiente atención.

Y cuando nos referimos a las redes sociales, Facebook es la plataforma más adictiva de todas, seguida por Instagram, Snapchat y Twitter. Si estás sospechando de que podrías estar desarrollando una adicción a las redes sociales o que ya tienes una, sigue leyendo nuestro artículo porque encontrarás las causas exactas de la adicción a Facebook y otras plataformas sociales, así como formas de solucionarla.

TE RECOMENDAMOS
StalkScan, una app que te permite espiar a cualquiera en Facebook

Signos de la adicción a Facebook y otras redes sociales

Signos de la adicción al FacebookFacebook es la red social con la mayor cantidad de usuarios a nivel mundial, y por ende es la que, hasta el momento, reporta un mayor índice de adicción y de frecuencia de uso.

¿Quién no tiene un amigo que está enganchado a su cuenta de Facebook todo el día? Un amigo que saca todo el día su móvil para comprobar qué nuevas publicaciones tienen sus amigos, cuántos Me gusta recibieron en una determinada foto o mensaje o simplemente para conversar con otros conocidos.

Pero, ¿cómo saber si estás desarrollando una adicción a Facebook? Los signos más comunes son los siguientes:

1 Pasas mucho tiempo pensando en Facebook o en utilizar la red social.

2 Tienes cada vez más el impulso de utilizar tu cuenta de Facebook.

3 A veces utilizas Facebook para olvidar tus problemas personales y centrarte en las vidas de los demás.

4 Has tratado de reducir el uso de Facebook, pero no has tenido éxito.

5 Te pones inquieto o te causa algún tipo de conflicto interno el hecho de no tener acceso a ésta red social, malhumorándote si pasas demasiadas horas sin saber qué otras novedades hay o si te prohiben el acceso a Facebook en tu trabajo o en la escuela.

6 Estás tan enganchado a Facebook que observas que su uso está empezando a tener un impacto negativo en tu trabajo o en tus estudios, porque no puedes dejar de pensar en esta red social o simplemente no puedes centrarte en tus proyectos porque estás más preocupado por lo que hacen tus amigos.

Si presentas algunos de estos síntomas muy a menudo, puedes ser adicto a Facebook e incluso podrías necesitar ponerte en contacto con un experto en la materia para que te ayude a centrarte en las cosas más importantes de tu vida, como tus estudios, tu trabajo, tus verdaderas pasiones o las interacciones con tus amigos y familiares en la vida real.

Las personas adultas y más ambiciosas suelen tener menos riesgo de desarrollar una adicción a Facebook, pues ven el uso de las redes sociales sólo como una parte más de su vida sin mayor trascendencia.

De igual forma, las mujeres están en mayor riesgo de desarrollar dependencia de Facebook, probablemente debido a la naturaleza social de dicha red. Sin embargo, algunos investigadores creen que la “adicción a Facebook” y generalmente el uso excesivo de Internet está íntimamente relacionado con problemas como la ansiedad, la depresión o una perturbación en las relaciones interpersonales, y es una forma más de escapar de nuestros problemas o de olvidarnos de ellos.

TE RECOMENDAMOS
¿Cómo mejorar la autonomía del teléfono? Desinstala Facebook

Causas de la adicción a Facebook y otras redes sociales

Entender por qué puedes ser adicto a Facebook, y cuáles son los pasos que debes seguir para detener y controlar este hábito te ayudará a ser una persona más productiva.

El primer paso para detener cualquier mal hábito es entender los factores desencadenantes que te hizo empezar a tenerlo. En el caso de los adictos a las redes sociales y concretamente a Facebook, éstos empiezan a engancharse por las siguientes causas:

El desplazamiento infinito

Incluso cuando no hay ningún contenido interesante, algunas personas desarrollan el hábito de desplazar continuamente su feed de noticias con la esperanza de encontrar algún contenido relevante o interesante, pero la verdad es muy diferente.

No importa cuánto bajes en el feed de noticias, siempre habrá más memes y actualizaciones de estado para mantenerte distraído de las cosas más importantes de tu vida, como tus proyectos, estudios, parejas, etc.

Y por mucho que esperes ver algún contenido muy útil o revelador, esto ocurrirá en muy raras ocasiones. Así que desplazar infinitamente por el feed de noticias no te será de ninguna ayuda y lo único que hará es que pierdas el tiempo.

En lugar de verlo como un lugar para socializar con los demás o simplemente para matar el tiempo, piensa en Facebook y otras redes sociales como un enemigo de la productividad y un obstáculo para alcanzar tus metas.

Asimismo, recuerda que mientras tú te estás desplazando de manera robótica por el feed de noticias o abriendo todo tipo de memes y publicaciones que al final del día caerán en el olvido, otras personas están trabajando duramente para ser mejores y alcanzar sus objetivos en la vida, y esas personas serán las que lograrán bajar tu autoestima cuando publiquen algo valioso en Facebook, como que se han sacado un título, han encontrado trabajos que les permite recorrer todo el mundo o simplemente promueven sus negocios y se muestran orgullosos de sus logros.

La necesidad de publicar muchas cosas para hacerte presente (síntoma de soledad o indecisión)

¿Realmente necesitas decirles a todos lo que comiste durante el almuerzo? Nadie comparte estos detalles triviales con la intención de agregar valor a las vidas de los demás.

Probablemente estés haciendo esto porque estás solo y desesperado por recibir la aprobación de los demás. Quieres la opinión de tus amigos y eso puede ser un signo de indecisión o baja autoestima. Y si obtienes una respuesta negativa, entonces se puede culpar fácilmente a alguien, protegiendo de esta manera tu ego.

La necesidad de espiar los perfiles de los demás

Esta red social hace que una persona se convierta fácilmente en un espía. Hay dos razones principales para que esto suceda y ninguna de ellas es positiva:

Si estás espiando el perfil de tu ex, ésta no es la mejor actitud si quieres superar la ruptura y seguir adelante con tu vida. Busca ayuda profesional si no eres es capaz de dejar de hacerlo. Y si no puedes dejar de mirar el perfil de una chica o un chico que te gusta, lo más recomendable es que contactes con dicha persona y concretes una cita en la vida real, y si te rechaza al menos sabrás que puedes dedicar tu tiempo a hacer otras cosas.

Por otro lado, Facebook es el entorno perfecto para impulsar nuestras necesidades de compararnos con los demás. El hecho de comparar nuestras vidas o nuestras personalidades con las de los demás puede ser un acto muy dañino y adictivo.

Comprobar obsesivamente Facebook en busca de notificaciones

Facebook se aprovecha de tu deseo de gratificación. Tu cerebro recibe una dosis de dopamina cada vez que ves las notificaciones rojas. La dopamina es una sustancia química en el cerebro que te provoca placer en cosas como la comida, el sexo y las drogas.

En teoría, el placer puede sonar como una buena cosa, pero la dopamina es responsable de la conducta autodestructiva. Por lo tanto, te conviertes en un esclavo de los “Me gusta” y de las notificaciones de Facebook.

TE RECOMENDAMOS
¿Cómo pudo mantenerse relevante la red social más grande de los años 2000?

Cómo tratar la adicción a Facebook y otras redes sociales

Redes socialesAhora bien, si estás listo para acabar con tu adicción a Facebook, sigue estos cinco pasos:

Admite que tienes un problema de adicción

No se puede resolver un problema si no admites que existe. Pero trata de ser lo suficientemente honesto contigo mismo como para admitir que eres adicto a Facebook. No hay ninguna razón para avergonzarse.

Se consciente de lo que causa estos hábitos

Debes estar al tanto de las causantes de tu adicción, y si no estás seguro, apunta en una agenda los siguientes datos:

  • ¿Que hice? (Compartir muchas cosas, mirar demasiados perfiles en Facebook, estar todo el día pendiente de las notificaciones, etc.).
  • ¿Cuándo hago esto? (Antes de acostarme, durante una reunión, en el almuerzo, mientras trabajo, etc.).
  • ¿Qué ocurrió justo antes? (Si sucedió algo estresante o molesto, esto podría ser algo significativo).
  • ¿Cómo me hizo sentir? (Utiliza un adjetivo para describir tu estado de ánimo antes y después del incidente).

Reconocer el hábito de forma consciente

Este paso es el que va a romper el dominio de Facebook en ti, siempre y cuando seas consistente. Cada vez que sientas la necesidad de actualizar tu estado o comprobar tus notificaciones, reconoce por qué te da este impulso, si se trata de un comportamiento normal y no de una decisión consciente.

Reemplazar el hábito con una alternativa positiva

Es mucho más fácil dejar un mal hábito cuando decides reemplazarlo con un buen hábito. Una idea, por ejemplo, es cada vez que sientas la tentación de actualizar tu Facebook o de revisarlo, puedes agarrar un libro y ponerte a leer unos minutos. Si te pones a leer un libro interesante cada vez que desees abrir Facebook, fácilmente podrías acabar leyéndote un libro entero en un día.

Crea mejores lazos en la vida real

En lugar de construir y mantener las relaciones con los demás a través de las redes sociales, trata de identificar aquellos amigos que más te importan y de verte con ellos más a menudo en la vida real. Incluso una simple videoconferencia puede ser mucho más benéfica que el estar navegando por las redes sociales sin rumbo alguno y sólo para desperdiciar el tiempo.

Conclusión

Por ahora, la adicción a Internet no es considerada como una “enfermedad” en sí. Pero hay muchas personas que se volverían locas si se quedarán de repente sin acceso a Facebook o a otras redes sociales, ya que no podrían estar ni una hora sin saber qué otras novedades hay, qué fotos o mensajes compartieron sus amigos o cuántos Me gusta recibieron en sus propias fotos.

Si sientes que te estás empezando a enganchar demasiado a las redes sociales, lo mejor que puedes hacer es cortar este hábito lo antes posible porque antes de imaginártelo podrías desarrollar un serio problema de adicción.

Referencias:

 

Adicción a Facebook y otras redes sociales: Causas, síntomas, tratamiento
5 (100%) 1 vote