Saltar al contenido
30 julio, 2018 - Actualizado julio 30, 2018 a las 18:50

El asistente de Google ha dado un salto de los altavoces a las pantallas inteligentes y la primera de estas ya se encuentra disponible para la venta en los Estados Unidos de Norteamérica. Ha ganado presencia en dispositivos móviles, altavoces inteligentes, televisores y demás objetos conectados a través de la Android things y ahora hace lo propio con las pantallas inteligentes.

En el mercado norteamericano la marca Lenovo ha sido la pionera en tener la primera pantalla de este tipo disponible para la venta y es la primera que se puede comprar con la integración del Google assistant y a pesar de carecer de hardware es una alternativa de acercamiento al disfrute de este asistente y todas las ventajas que ello implica.

Lenovo Smart display

Este dispositivo que forma parte de la categoría de pantallas inteligentes ya puede adquirirse en los Estados Unidos por un precio a partir de los doscientos dólares en el caso de la presentación de ocho pulgadas y doscientos cincuenta dólares para la de diez pulgadas.

¿Qué puedes esperar de este dispositivo?

Si estás familiarizado con Google Home tendrás una idea muy cercana de lo que experimentarás con este dispositivo, con el plus de la pantalla y otras tantas funciones propias del asistente de Google que cabe mencionar que estarán disponibles únicamente para este tipo de dispositivos.

La gran novedad radica esencialmente en el hecho de que la pantalla abre acceso al contenido multimedia en lugar de limitarse al audio como es el caso de los Google Home. Sus usuarios podrán disfrutar de la reproducción de videos de YouTube solo con pedírselo al asistente, así como recetas, noticias, podcasts y cualquier tipo de contenido en el que prevalezca el uso de imagen además del sonido.

Esta versión más allá de todas las funcionalidades incorporadas gracias a la imagen sigue ofreciendo soporte de búsqueda  y control que el de un altavoz inteligente.

¿Qué convierte en inteligente a una pantalla?

En estos tiempos en los que vivimos y en los que todo parece llevar una etiqueta de “inteligente” este tipo de dispositivos ofrecen no solo la interacción en forma de preguntas  y respuestas, sino también un sinfín de posibilidades gracias a la ejecución de aplicaciones que le dan al usuario la libertad de hacer lo que más  desee. Sin embargo, sigue siendo un dispositivo minoritario y con pocos modelos existentes.