Saltar al contenido

La teoría de la generación espontanea ¿falsa o realidad?

5 diciembre, 2018 - Actualizado diciembre 5, 2018 a las 22:17

La Teoría de la biogénesis es lo contrario a lo que se le conoce como Teoría de la generación espontánea. Esta es una de las teorías que se postularon a lo largo de la historia que intentaba explicar el origen de la vida.

Básicamente, esta trataba sobre que algunas formas de vida, específicamente la animal y la vegetal, surgían de forma espontánea. Esta se basaba, a su vez, de que el origen provenía de alguna materia inorgánica, orgánica o de ambas.

Estas creencias empezaron a aparecer desde hace miles de años en la historia. A continuación, conoceremos un poco más sobre esta teoría y sobre quiénes apoyaban la teoría de la generación espontánea.

Teoría de la generación espontánea

Generación espontanea 1.
Muchos fueron los que intentaron probar y refutar esta teoría a base de experimentos.

Principalmente, las ideas sobre la teoría de espontánea surgieron a partir de Aristóteles, después de allí muchos pensadores admitieron esta teoría y la sustentaron para los siglos 17 y 18.

Entre esos pensadores podemos encontrar grandes personajes de la historia, como lo son Isaac Newton, René Descartes y Francis Bacon. Además, también se involucró Jan Baptiste van Helmont, quien fue un naturista de Bélgica.

Este último fue el que escribió algo relacionado con esta teoría en una de sus obras, titulada como “Ortus Medicinae”. Todos ellos fueron quienes apoyaban la teoría de la generación espontánea.

Teoría de la generación espontánea abiogénesis

Generación espontanea Abiogenesis.
Esta teoría, trata de explicar básicamente que con un principio activo se puede crear un ser vivió.

La teoría de la generación, tal y como se dijo en un principio del artículo, también es denominada como la teoría de la abiogénesis (que quiere decir que el origen de la vida no viene de otro ser vivo). Puede ser llamada de cualquiera de las dos formas.

Cabe destacar que, además, también fue denominada por muchos de quienes apoyaban la teoría de la generación espontánea como la autogénesis.

¿En qué se sustentaba la teoría de la generación espontánea abiogénesis?

Esta teoría se basaba básicamente de la observación de los diferentes procesos naturales que existe en el ambiente. Un ejemplo de esto puede ser el proceso de putrefacción.

De esta forma intentaban explicar que de algún trozo de carne que se encontraba en descomposición, aparecían seres vivos; que en este caso eran los gusanos y las larvas de moscas u otros organismos. Hasta aparecieron ratones.

A pesar de eso, siempre intentaba basarse en el origen de los gusanos, los pequeños insectos o cualquier animal de menor tamaño que habitan en sitios húmedos.

Teoría de la generación espontánea y biogénesis

Generación espontanea biogenesis.
A pesar del poco entendimiento de la época, muchos refutaron la teoría de la Abiogenesis y se inclinaron por la de Biogenesis.

Así como existe la teoría de la biogénesis, existe otra teoría que refutaba a esta teoría de la generación espontánea; se trata de la teoría de la abiogénesis. Empiezan a aparecer las fuertes críticas para el siglo XVII.

En la actualidad, todavía se sigue criticando dicha teoría y hasta se considera que está totalmente desechada por no poseer datos consistentes que la vayan a sustentar. No se hicieron los estudios científicos adecuados.

Esta teoría prácticamente se basaba en hechos que eran observados por las personas quienes apoyaban la teoría de la generación espontánea. Cuando se postuló, empezaron a refutarse de diferentes maneras.

Se realizaron algunos experimentos para los años después de 1668 para poder encontrar la respuesta a eso que estaban observando. Gracias a esto, Pasteur fue el que finalmente demostró que esta teoría debería ser totalmente apartada.

😱 ¡No te lo pierdas! 👉🏼  ¿Qué cascos de realidad virtual elegir en 2018?

Este fue el que postuló por primera vez la teoría de la teoría de la biogénesis, donde citaba que un ser vivo solo puede ser originado por otro ser vivo que ya está existente.

Teoría de la generación espontánea Aristóteles

Generación espontanea Aristoteles.
El principal defensor de esta teoría fue Aristoteles en su tiempo.

La teoría de la generación espontánea empezó a dar pie por los descubrimientos que había realizado Aristóteles.

En esta se intentaba explicar que la materia inerte o no viviente tenía las condiciones para generar la vida, formando parte así del grupo de quienes apoyaban la teoría de la generación espontánea.

Aristóteles es quien fue el que dio también el concepto de “principio activo”, que era algo que contenían estas materias inertes. Gracias a este es que se suponía que existían las condiciones aptas para que se generara la vida.

Dicho concepto del “principio activo” era muchas veces asociado con el de energía, en donde se consideraba como una especie de capacidad para realizar alguna acción.

Elementos que contenían el principio activo según Aristóteles

Según este filósofo, uno de los elementos que contenía el principio activo era el huevo. Este tenía la capacidad de poder dirigir varios eventos que, a su vez, estarían generando la vida.

Esta era la forma en que intentaba explicar cómo el huevo que es dejado por la gallina posteriormente era convertido en un pequeño pollo. Así como también los huevos de peces, tortugas, reptiles, entre otros.

Además de este, determinó también que la basura o todos aquellos objetos que sufrían el proceso de putrefacción o descomposición, entonces tenían la capacidad de generar la vida.

De la observación pudo determinar que aparecían de repente algunos gusanos del fango, así como también cochinillas de los sitios que tienen alta humedad, algunas moscas de la carne descompuesta y así sucesivamente con otros elementos más.

La idea de que la vida se originara de todos esos restos de la materia inerte fue la que dio pie a los diferentes estudios que intentaban explicar el origen de la vida en el planeta Tierra.

¿En qué se fundamentaba Aristóteles en la teoría de la generación espontánea?

Tal y como se ha ido explicando a lo largo del artículo, Aristóteles se sustentaba o fundamentaba básicamente de todos los procesos de putrefacción por los que sufría la materia orgánica o inorgánica.

De esta forma es que se fundamentaba para explicar que las larvas que aparecían en la carne descompuesta eran debido a la generación espontánea. Con el tiempo, esta teoría se volvió mucho más fuerte.

Fueron apareciendo más personas que la apoyaban, entre ellos científicos muy importantes. Sin embargo, también aparecieron científicos que intentaban refutar esta teoría.

Cabe destacar que, Aristóteles no fue el primero en proponer esta teoría realmente, porque esta idea surge desde hace miles de años y los primeros en postularla fueron Tales de Mileto, Demócrito, Anaximandro y Jenófanes.

Teoría de la generación espontánea Pasteur

Generación espontanea Pasteur.
Pasteur fue uno de los científicos que puso fin a esta teoría.

Louis Pasteur no es parte de quienes apoyaban la teoría de la generación espontánea, realizando una serie de experimentos para comienzos del año 1861 en donde pretendía explicar sobre por qué no podía ser la generación espontánea.

Estos experimentos lograron demostrar de forma definitiva que los microorganismos solo podían originarse por otros microorganismos que se encontraban dentro. Esto se dio a lugar debido a una serie de experimentos que hubo antes.

😱 ¡No te lo pierdas! 👉🏼  Matemáticos descubren un extraño patrón en los números primos

Experimentos que fueron realizados por diferentes científicos importantes de la historia y que, más adelante, se irán explicando alguno de ellos. Todos esos experimentos pretendían explicar sobre la teoría de la biogénesis.

Pasteur se basó en sus experimentos por la recomendación dada por Balard, en donde hizo uso de unos frascos que eran denominados “cuello de cisne”, que eran parecidos a los que son utilizados para destilar agua, con un cuello largo y encorvado.

Estos frascos se denominaban como matraces y poseen esos cuellos muy alargados que a medida que va subiendo, se vuelve un poco más delgado hasta finalizar con una apertura de menor tamaño. Se le dice también que tiene forma de S.

Dentro de estos frascos, Pasteur introdujo cantidades iguales del caldo de carne, que también era denominado en la época como el caldo nutritivo. Puso a hervir estos frascos con el caldo dentro.

Sometió los frascos a calor con el objetivo de que todos aquellos microorganismos que puedan encontrarse dentro del caldo mueran totalmente. Y el cuello es para permitir que el “principio activo” o aire entre con normalidad.

Este cuello también estaba diseñado con la intención de que esos microorganismos se quedarán en la parte más baja de este, sin llegar a tocar el caldo de carne dentro de los frascos.

Con el pasar del tiempo, Louis pudo observar que ninguno de los caldos que contenían estos frascos tenía alguna señal de que había presencia de microorganismos. Acto seguido, procedió a cortar los cuellos de uno de estos.

Con el tiempo, este que había quedado abierto duró un poco de tiempo para que se llegara a descomponer. Sin embargo, el que no había cortado seguía todavía como lo había dejado inicialmente.

Gracias a este experimento realizado por Louis Pasteur, se pudo demostrar que los microorganismos no podían ser generados por la generación espontánea, sino que se originaban de otros que ya estaban existentes.

Además de eso, pudo demostrar también que la teoría de la generación espontánea debía quedar totalmente desterrada de cualquier ojo científico. Y de esa manera también fue aceptada la teoría de la biogénesis.

Las personas y los científicos empezaban ya a aceptar la teoría de que un ser vivo se originaba de otro que ya está existente.

Cabe destacar que, como una especie de honor científico, los matraces que fueron utilizados para este experimento se encuentran todavía conservados en el Museo Louis Pasteur que se encuentra en París.

Teoría de la generación espontánea experimentos

Generación espontanea experimentos.
Con cada experimento esta teoría se iba haciendo mas fuerte e iba ganando seguidores.

Como se ha mencionado, la teoría de la generación espontánea y la teoría de la biogénesis dieron inicio a diferentes experimentos que fueron realizados para poder demostrar cualquiera de estas dos teorías.

Experimento de Francesco Redi

Este experimento se llevó a cabo por las manos de Redi, quien fue un importante y reconocido médico de Italia. Este fue el primer biogenista en aparecer refutando la teoría.

El mismo expresaba que los insectos no se pueden originar de alguna materia que se encuentre en putrefacción. Y para demostrar esto, realizó un experimento muy particular.

😱 ¡No te lo pierdas! 👉🏼  El astronauta Scot Kelly se enfrenta a la gravedad tras 1 año en el espacio

En este se basó para demostrar que las larvas de las moscas no podrían aparecer si no hay presencia de ninguna mosca adulta allí. Para esto, usó una serie de frascos y carne descompuesta.

Colocó los frascos de la siguiente manera: uno lo dejó totalmente abierto y los otros dos los cerró para que no entrara ninguna mosca. Lo primero que se pudo observar es que en el frasco que estaba abierto había montones de moscas.

Al pasar el tiempo, se pudo observar que en ese mismo frasco comenzaban a salir algunos gusanos. Con esto se concluyó que esos gusanos solo pudieron aparecer por las moscas que estuvieron sobre la carne y dejaron los huevos depositados ahí.

Sin embargo, quienes apoyaban la teoría de la generación espontánea refutaron a su vez esto. Alegaron que los frascos que estaban totalmente cerrados no tuvieron la capacidad de que actuara “el principio activo”.

El principio activo se le denominada así a cualquier cosa o a ese algo que generaba la vida de la materia inerte. Con esto, Redi hizo otro experimento en donde cerró los frascos, pero con gasas.

De esta manera, se pudo dejar pasar el aire a los frascos, sin que puedan entrar las moscas. En estos frascos se pudo evidenciar que no había gusanos ni huevos en la carne, solo se encontraban sobre las gasas encima de los frascos.

Experimento de Lázaro Spallanzani

Spallanzani fue otro que apoyaba la teoría de la biogénesis, demostrando que la generación espontánea no sirve, en el año de 1769. Además, fue el que le dio la motivación a Pasteur de trabajar más en el caso para el siglo 15.

Lázaro pudo crear los experimentos que intentaban refutar a aquellos que habían sido realizados por John Tuberville Needham, el reconocido sacerdote católico de Inglaterra.

Este último había realizado un experimento en donde había puesto a calentar unos frascos y que después se cerraban. Estos frascos contenían caldo de carne dentro.

Needham había pensado que la vida se originaba de la materia inerte debido a que descubrió en dicho caldo que había algunos microorganismos. Sin embargo, Spallanzani ideó un experimento muy parecido a este.

En donde pretendía demostrar de una vez por todas que estos caldos no eran los que producían la vida a los microorganismos en dado caso de que los envases se encontrarán cerrados de forma hermética que han sido también esterilizados.

Y el último experimento fue realizado por Louis Pasteur, que fue explicado en la sección anterior, pero fue el que básicamente puso fin a todos los demás experimentos dando a demostrar que la generación espontánea es obsoleta.

La teoría de la generación espontanea ¿falsa o realidad?
Valora el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos ayudas?😍

No sabes lo feliz que nos haces solamente compartiendo el artículo con tus amigos🤗