De todas maneras ya está en pujanza la implementación gradual y progresiva de las 5G. Imposible detener ese avance vertiginoso. Lo que debe hacer la sociedad de cada país es incorporarla también de forma gradual y progresiva en la realidad nacional, estrechando esfuerzos por parte de todos los sectores sociales y económicos. Si no se realiza esa incorporación en esa forma, se violentará el empleo de la mayoría de ciudadanos y se incurrirá en pobreza creciente, con los incontenibles efectos negativos en el desarrollo.

Responder