Saltar al contenido


¿Qué habrá pasado para que cuando hablemos de nueva tecnología de la seguridad frunzamos el ceño? Medio por la ficción y medio por la realidad, nos imaginamos un futuro donde los drones vigilan desde el cielo. No obstante, detrás de estas tecnologías también hay personas que están creando innovaciones que mejoran nuestro día a día de alguna forma, sin que tengamos que renunciar a nada.

Internet de las cosas y seguridad de los trabajadores

Empezamos con uno que de fácil, sonará ridículo no haberlo pensado antes. Hablamos de detectores de presencia conectados a la luz. Cuando la persona se acerca a una zona que requiere especial atención, éstos se encienden. No sólo proporciona ahorro, sino que el encendido pone en alerta al trabajador. Asimismo, puede crear un camino de luces para desviarlo hacia un camino con menores riesgos de impactos o caídas.

Esta tecnología utiliza internet para hacer mediciones del uso de rutas y planificar estas zonas por horas.

¿A quién le puede ser útil? Para optimizar el tráfico de camiones en horas punta, en zonas específicas. O para dotar de seguridad en naves industriales, grandes centros de trabajo, torres comerciales y similares.

Reducción del crimen

Hay más ejemplos, pero Cortica es el más conocido. Se trata de una inteligencia artificial que se está utilizando para reducir el crimen en grandes ciudades, como la de Nueva York. Analiza las cámaras de CCTV de grandes ciudades y encuentra patrones de comportamiento. Es capaz de establecer una relación entre horas, lugares y posibilidades de que ocurra un delito.

Cuando la inteligencia detecta una posibilidad alta, un coche patrulla se acerca a la zona y disuade a las personas de cometer alguna fechoría.

Las pruebas pilotos han sido un éxito y ahora la Policía de Londres ha pedido que la administración local cuente con un sistema similar que se dedique a los mismos fines.

Vacaciones familiares

La seguridad ya no es monopolio de Administraciones y grandes empresas. Al contrario, hay tecnología que permite que nosotros mismos contemos con un sistema que permita personalizar la seguridad que tenemos en nuestros hogares.

Ahora que podemos comprobar las cámaras de vigilancia desde el móvil encontramos que es más fácil encontrarles un valor. Ya no se trata solo de cámaras que disuaden al intruso, o al ocupa. Se trata de que nosotros podemos echar un ojo a nuestra casa y seguir el día sin inquietudes.

No es casualidad que las principales compañías de seguridad estén centrando en mejorar sus apps para ofrecer un mejor servicio a sus clientes.

 

Lo cierto es que para el usuario medio lo importante está precisamente ahí, en su móvil. Nos acordamos de ello especialmente en períodos de vacaciones, como la próxima Semana Santa, cuando las familias no quieren preocuparse por lo que dejan atrás.

 

Estas cámaras, que se señalizan mediante carteles, ayudan a evitar que alguien pueda entrar en los hogares y, además, a que hagamos una comprobación rápida y eficiente.